Saturday, January 19, 2019

EN LA TAPIA (al gobierno de turno) by Alejandro Gil



EN LA TAPIA
(al gobierno de turno)

Ya no me queda morada
De todos lados me echan y me han echado

Es el borde mi destino:
En el límite del precipicio
y del peñasco

No voy a caer,
aunque lo quieran

Seguiré mirando firme y fierro
a tus ojos, traidor:

Bestia que procuras el dolor ajeno desde tu espacio de poder con tu cohorte de perversos


Alejandro Gil
19enero2019

Sunday, January 13, 2019

ANIVERSARIO



ANIVERSARIO

Hace un trece de enero
Y ya es primavera

Ha florecido y se cultiva a todas maneras

Se ha formado como voz
Como oración a la cosecha

Hemos girado la cabeza
Y se ve la huella

Crece y crecerá
Ésa es la tarea

Formarnos con las manos
Como amasando terracota

Y la obra nuestra 

Alejandro Gil
13ene2019

Saturday, January 12, 2019

EN VILLA 9 DE JULIO PASAN LAS VIDAS TAMBIÉN

EN VILLA 9 DE JULIO PASAN LAS VIDAS TAMBIÉN


Y esos jóvenes viejos que se saludan con amor
En ese café del barrio que recién frecuentan ahora

Antes, cuando eran jóvenes de verdad, no existía ese café
Eran otros más glamorosos
Con villares, timba, dominó
Y otros vicios, otros naipes,
Otros amigos sin canas aún

Eran todos tremendos, de tener cuidado,
O eran del mismo tono que tienen hoy
Quién sabe...

Por aquí, en esta esquina,
De la placita Evita,
al lado de la vía del tren,
al lado del exmercadito, cerquita de los dos cines. Cerquita de los cafés...

Se siguen saludando y desconfiando, los unos de los otros
Mas siempre en un aire
Que nadie sabe
Cuál de todos va a resistir
El maravilloso
Y tremendo mundo
En el que les tocó existir
Y tarde o nunca
Morir



Alejandro Gil
11enero2017

Friday, January 11, 2019

UNA CARTA DE LECTORES QUE NO PUBLICARON en un medio local



VIOLAR LA CONSTITUCIÓN 

"...con el objeto de constituir la unión nacional, afianzar la justicia, consolidar la paz interior, proveer a la defensa común, promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad, para nosotros, para nuestra posteridad, y para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino: ... decretamos y establecemos esta Constitución, para la Nación Argentina."
El preámbulo lo dice claramente, el Estado debe procurar el bienestar general del pueblo argentino, de sus ciudadanos. Este Gobierno, que sólo sabe hacer negociados para sus popes y sus amigos, no respeta la Constitución y lejos está de su vocación hacerlo. Nos está matando a costa de satisfacer sus propios intereses. Nos está arrojando a la desazón y al deterioro emocional como ciudadanos. Sin dudas, nos merecemos ser felices. Este Gobierno busca exactamente lo contrario.

Alejandro Gil
10enero2019
alejandrogil4@yahoo.es

Thursday, January 10, 2019

LAS CAMPANAS AMARILLAS



LAS CAMPANAS AMARILLAS

Amo las campanas amarillas
Las que cuelgan de los árboles con hojas angulosas

Las que veo mientras camino por la ciudad
Bajo este manto gris y esta lluvia

Amo esas campanas amarillas
Que le dan un dulzor a la noche
Al crepúsculo
Al día

Amo esas campanas amarillas
En esas copas de árboles distantes
Que iluminan mi paseo
Y dan fuerza
A que yo siga caminando
Por este mundo
Tan redondo
Como sus copas

Alejandro Gil
10enero2019

Wednesday, December 26, 2018

TODO LO PRECARIO (cuento) by Alejandro Gil



TODO LO PRECARIO

Todo es precario, todo es precario, se dijo una y otra vez, y usó la silla de pino que cruje al apoyar todo el peso del cuerpo. La había comprado en una gran transacción comercial. El precio de mercado, en las tiendas del rubro, la cotizaba, a cada una de las sillas plegables, a novecientos pesos. Él, por internet, consiguió las mismas sillas a trecientos pesos cada una, y se las entregaron en su casa. Este mínimo logro le elevó el amor propio. Había comprado, por el 133% del valor de una silla, las sillas, ahora propias, que crujían.
Crujían también sus huesos, aunque no tanto ellos, pero sí los espacios aéreos de su cuerpo.
Había visto al pasar. Había imaginado o soñado, no recordaba bien, últimamente su cabeza no retenía el pasado inmediato, algo: una nebulosa. Entre paredes derruidas, cocinas industriales, un hotel antiquísimo y monumental, estaba su sueño. El presente de ya. No era su ahora, era una mezcla de pasado, presente y fantasma, con su padre muerto, con una sobrina y una de sus hijas. Una nebulosa. Había mucho fuego. Llamas importantes y abundantes en el gran rectángulo de acero plateado o aluminio duro y grueso. Ese artefacto era una fortaleza, un castillo medieval donde cocinar para miles de gentes desconocidas. El chef cocinará para comensales que se habrían visto nunca jamás antes, éste podría haber sido el pensamiento del fabricante al crear esa potencia que se encendería en llamas que en el sueño no dejan de flamear a pesar de accionar las manivelas para cortar el fluido del gas.
La muerte es precaria, se dijo. Y no pensó en explayarse sobre el tema.
Era muy hermoso el hotel. Le recordaba a uno termal de Rosario de la Frontera, ruinoso, polvoriento. Allí había tomado un baño sauna o un baño turco, no era especialista en temas de curas corporales: era un receptáculo donde el caño de la tina surtía agua hervida y espesa. La textura jabonosa del agua daba la sensación de que ninguna parte de su cuerpo se secaba del todo; entre tanta precariedad, su piel conservaba una baba casi eterna.
Su padre estaba parado, erguido y elegante en un pasadizo al aire libre del hotel, atrás de él su sobrina. Delante, sentada en un cantero elevado por dos escalones gruesos, estaba su hija, la otra nieta de su padre. Se acercó a su padre, lo observó de lado: saco de invierno, pañuelo de seda rojo, ocre y blanco; recién afeitado, impecable. Sus manos entrecruzadas hacia adelante, sonriente y serio a la vez. La mirada hacia el frente por sobre su nieta menor, detrás y hacia su izquierda estaba su otra nieta; detrás de ella, más atrás y más hacia la izquierda: la cocina en llamas.
Él miró a su hija y le preguntó en susurro, como en secreto: -¿Lo ves? ¿Vos lo ves? Su hija asintió con su cabeza, con sus ojos y con el no-sonido de sus labios. Ambos sabían que ese hombre había muerto un año y medio antes.
Una bandeja de huevos recién empezada lo devolvió a contar esta historia, escuchaba JJ Cale, era parte de su historia y es parte del crujiente sonido de la madera. Es un desierto, una voz que habla. Él dice: es el Gringo. Y las cuerdas emiten historias, historias inenarrables. Es una desgracia de las letras no poder ser tan impalpables. La música dice más. Y no dice nada.
Ahora, en este lapso de silencio, decimos que esta historia habla de nosotros. Pero, me pregunto, ¿qué parte de nuestras vidas es de la vida ajena?
Él vuelve a insistir que la muerte es precaria.
Había caminado por la acera norte de la avenida Sarmiento, era una zona transitada por él miles de veces y, también sabía que todo ese andar se diluía en sí al cabo de llegar a cualquier destino. Pero era memoria. Recordó que en los años de la Dictadura Militar argentina él hacía deportes en el Complejo Deportivo Teniente Ledesma, el de la 25 y Sarmiento. Allí, en ese edificio antiguo de principios del siglo XX, funcionaba, antes del complejo deportivo, la escuela Presidente Roca, hicieron una nueva escuela al frente de esa manzana doble. Manzana que estaba detrás de la manzana de los departamentos que en su mayoría eran habitados por militares, los monoblocks de la 25: en la manzana norte, la nueva escuela. La del complejo, era la manzana doble completada por los monumentales edificios de la Compañía de Comunicación V, el Comando, el Distrito, el Destacamento de Inteligencia, el Casino de Suboficiales. Zona militar.
Él no recordaba los nombres de las reparticiones que allí funcionaban en aquella época. Fue a averiguar. En una oficina donde ahora funciona la obra social de las tres fuerzas armadas de Argentina, un hombre, bien dispuesto, le proporcionó la información. Sonriente, se refirió al espacio en que estaban. -Ahí, dijo señalando una puerta debajo de una escalera, se le hacían cositas a los que se hacían los pícaros en esa época. Ahora en ese pequeño cuarto hay un cartel: DEPÓSITO.
Aún se ve en el hall de entrada del otro edificio una gran placa de mármol de Carrara tallada, dice en letras negras: EDIFICIO ESCOLAR / 25 DE MAYO 1907 / GOBERNADOR Ingro LUIS F. NOUGUES. Dieciséis años después había nacido su padre. Vivió 93 años.
A unas pocas cuadras de ese recuerdo sobre la Sarmiento, iba a ver a su primo internado en el antiguo Policlínico Ferroviario, así se llamaba cuando juntos iban a hacer deportes en el complejo. Eran adolescentes. El primo habilidoso en casi todos los juegos, él un completo inútil, salvo en el vóley, por su altura. A él ahora también le crujían los huesos.
Su padre erguido y sonriente, su padre mirando como eterno. Su padre mirando por sobre la cabeza de su hija sentada en el cantero. El cantero era un desierto que no tenía ni una mata.
-¿Estás bien?, le preguntó a su padre. Los dos sabían que uno de los dos estaba muerto. La hija de él también lo sabía y fue su gesto lo que incentivó esta pregunta. La respuesta fue: -Sí, estoy bien. Seca respuesta. Así siempre se dirigía su padre a él. Para él esa respuesta no fue un alivio, pues él siempre supo que su padre estaba bien, también sabía que no estaba muerto, sabía que todo era y no era y sabía de lo momentáneo.
Su primo, el visitado, estaba recuperado de su descompensación. Ya otros parientes fanáticos del dolor ajeno, casi se percibían como festejantes del mal momento del hombre en reposo, de su quizá terminal estado. Él sabía, como con su padre, lo que ocurriría: como cuando eran chicos, el elegido por su destreza física sería su primo.
Se saludaron con un entrecruzar de manos enlazándose ambos y mutuamente el dedo pulgar. Se apretaron con firmeza. El primo y él.
Él, también le dio un beso en la mejilla derecha a su padre que seguía mirando al frente.
Abrió la puerta de vidrio, la soltó tras pasar hacia el lado externo del cuartel.

Alejandro Gil
2018

Friday, December 21, 2018

Disculpe si no lo conozco



DISCULPE SI NO LO CONOZCO


Disculpe si no lo conozco
Me dicen que usted es un periodista famoso de cabellos castaño claro.
Pero no lo conozco, lo siento tanto

Disculpe si no lo conozco,
Me hablaron de usted.
Dijeron que es un político muy poderoso
Pero, lo siento, no lo conozco

Disculpe si no lo conozco
Me hablaron de tantas maneras de usted,
Que ya no sé si creer en la Justicia.
Es juez usted, ¿verdad?

Disculpe si no reconozco tantas cosas de la sociedad

Ayer hablé, largo y tendido, con el electricista y el plomero que solucionaron desperfectos de mi vida diaria.

A ellos, sí los conocí.


Alejandro Gil
21dic2018


Friday, December 7, 2018

LOS ASFIXIADOS



LOS ASFIXIADOS

Las personas comunes, que somos nosotros, estamos siendo asfixiadas por este conjunto de maléficos gobernantes. Es insostenible el aumento de los costos para vivir. Nos están sumiendo a lo más bajo: lo paupérrimo.
No les importa. Sólo ellos se benefician de esta economía decadente e inaccesible.
La perversidad es tal que hasta nos acostumbramos a no tener posibilidades de transcurrir dignamente por estos tiempos.
Ya no nos asombra la degradación de nuestro bienestar. El manejo del poder sobre el oprimido hasta está bien visto, pero es en la soledad y en la angustia personal donde se cala fuerte en la destrucción del derecho a combatir y luchar por el bien común.
Ellos hace bien su trabajo, aniquilados física y mentalmente.

Alejandro Gil
7dic2018

Wednesday, December 5, 2018

LAS GUIRNALDAS ROTAS DEL NEOLIBERALISMO


LAS GUIRNALDAS ROTAS DEL NEOLIBERALISMO

Estas fiestas del fin del año 2018, de la era Macri en Argentina, tendrán pocos globos navideños nuevos, muchos rotos de ese vidrio delgadícimo plateado por dentro, rojo oscuro metalizado en su exterior. Ésos estuvieron sanos por un tiempo, luego vino la desprotección. No pudimos preservarle la vida a esos delicados globos, los argentinos. Otros pocos argentinos sabían cómo astillarlos, cascotes en montañas crearon. Habían venido a eso y lo lograron: "Aquí nadie festeja nada si no lo supieron ganar. Aquí, primero se paga lo que su bienestar le costó al país."
La Navidad, por lo general, crea arbolitos en cada casa argentina. No importaba de cual material y belleza fueran. Era un símbolo de lo festivo y generoso. Hoy, en 2018, el festejo será esquivo. Será triste. Será rotoso.
Quizá en la madrugada del primero de enero comencemos a plantearnos cómo lograr el bien común derrotando a los perversos mundiales y enquistados en nuestro país.

Alejandro Gil
5 diciembre 2018

Wednesday, November 28, 2018

Y AHORA NOS TOCA A NOSOTROS



Y AHORA NOS TOCA A NOSOTROS

Nos toca a nosotros estar creciendo hacia la muerte
Ya se han estado yendo los que nos trajeron a la vida
Los que nos acompañaron, los que nos enseñaron a caminar
Nos dimos mutuamente de comer en la boca
Nos enseñamos a hablar, a recordar, descubrir, redescubrir
palabras indecifrables

Las mismas canciones que nos cantaron ellos se las volvemos a entonar

Los viejos miedos nuestros ahora abruman sus noches,
¡hay tanta angustia al quedarnos solos!

-¡Yo estoy aquí! ¿A qué vas a tenerle miedo?

Y se apaga la luz,
salimos nuevamente a la calle

Ha comenzando el crepúsculo


Alejandro Gil
28nov2018

Tuesday, November 20, 2018

MEMORY, POEMA PREMIADO EN II CONCURSO DE CUENTO Y POESÍA EDUARDO PERRONE



LES PRESENTO EL POEMA PREMIADO
EN EL
II CONCURSO DE CUENTO Y POESÍA EDUARDO PERRONE,
organizado por Escuchara en el marco del II Festival Intergaláctico de Escritores -Oficial- (FIDEO), Noviembre de 2018

Sunday, November 18, 2018

EL JUEGO DE LA SILLA


EL JUEGO DE LA SILLA

Nosotros bailábamos. Jugábamos al baile de la silla. Siempre había una silla menos que los pretendientes. Todos buscaban sentarse. Uno iba a quedar parado, iba a perder. Hubo un momento histórico en el que se hizo trampa. Dos, de las tres sillas, estaban ocupadas. Una, por la vicepresidente del país, otra por el ministro de trabajo. (Acaba de renunciar, dicen las noticias.) Eran cuatro los que rondaban las tres sillas. Dos estaban, previa y manipuladamente, ocupadas. El tercer personaje era una mezcla bífida, el cuarto era colectivo. Uno de los dos contendientes iba a ser anulado. El cuarto se llamaba Juan. El bífido, innombrable.

Alejandro Gil
16 de noviembre 2018

Friday, November 16, 2018

EL ALIVIO DE LAS SOMBRAS



EL ALIVIO DE LAS SOMBRAS

Saben las tristes sombras que alivian

Pero como éste, no es un sol
Ni un verso lastimoso,

Ni tampoco un poema y ni siquiera un metapoema que el yo autor aborrece:

Las tristes sombras alivian

Y así dan satisfacción al fin tonto de la poesía vulgar

En este caso, vamos a intentar,
Qué se anule la comanda que ordena una poesía romántica

Dime que me amas

(No lo logré)


Alejandro Gil
16nov2018



Thursday, November 15, 2018

PERDÓN POESÍA


Perdón poesía

perdón, poesía.
debo decir que hasta que no se mate-preso
a los culpables, los cómplices, los delatores
los que juegan al rugby después de haber matado
los que son mozos después de torturar
los que administran la cultura luego de haber masacrado
el perdón seguirá dirigiéndose a vos, poesía

perdón, poesía
debo insultar
hasta que no se mate-preso
al cura ponzoñoso que oró ante fusilamientos
al jefe de obras públicas que construyó cancha de básquet
sobre la fosa común de la escuelita donde estudiamos
los próceres y beneficios de la patria
hasta que no se mate-preso
al que hace juegos de jardín, columpios y hamacas para
los chicos de tucumán siendo que entregó su palabra
para guillotina de la plaza militar
digo perdón poesía
tartamudo estoy ante tanto horror
hasta que no se mate-preso
no podré hilar palabra, como vos lo pedís

hasta que no se mate-preso
al millón de verdugos que pasean por los shoppings de la ciudad,
por las peatonales de la ciudad /
al millón de cerebros asesinos, de miradas sospechosas /
que sospechan de todos y se dedican a frotar las manos sangrientas /
por un pan y ladrillos soldados a sangre sobre cimientos de muertes /
pido perdón poesía
me voy al carajo, siendo ellos los que deberían irse al carajo /
o mandarse a que los maten-presos para pura salud

y ojo con las muertes de estas manos ya bautizadas
siguen al acecho, al hambre de matar por sus cinco sentidos /
cerebro derecho, bang! al corazón
hemisferio izquierdo, puntapié de muerte a la creación
siguen subidos a la maquinaria mortal
directores de cultura –ex jefes de ceremonial-
presidentes de sociedades – del canto popular-
columnistas poeticoides –del periódico marchar-
varitas magníficos –del concierto militar-
estruendosas voces de las radios del confort

hasta que no se mate-preso, perdón
qué dicen mis palabras?
hasta que no se mate-preso
quiero decir, hasta que no se mande-preso
mi todo no quedará calmo hasta que no se mande-preso
a todos los tantos de tanta muerte

perdón poesía
es así
hasta que no se mate-preso-mande-preso
no volveré a nombrarte.

alejandro gil
1996, tucumán, argentina

Sunday, October 21, 2018

On my green wall, a new work of art



On my green wall, a new work of art

Una obra de Susana Babot. 
Gracias,
Alejandro Gil 
21octubre 2018

Saturday, October 20, 2018

CONSTRUIR CON EL CUERPO o un fundamento artístico



CONSTRUIR CON EL CUERPO 

Por Alejandro Gil
                              2010


El hecho de la escritura misma ya es positivo. Hay que escribir cuando se tiene algo que decir. Si no se tiene nada que decir, es mejor quedarse mudo. Hay un poema que dice eso, no sé de quién es, me lo enseñaron en tercer año de la secundaria y es lo único que recuerdo de la materia literatura. Yo en ese entonces no escribía, ni leía creo, solo vivía. Pero me imaginaba haciendo cosas creativas, quizá era la necesidad de expresar lo que sentía ante la imposibilidad de hacerlo a diario. Luego, un tanto más luego, supe que podía escribir. Más tarde supe que escribir no es decir lo que se siente, sino que es una construcción compleja en busca de la belleza y, si se quiere, de la verdad. Creo que esto está en Bronca.
Cuando hablo de una “construcción compleja” no hablo de complejidad, sino todo lo contrario. La escritura debe ser simple. Y ése es el gran desafío. Lo simple es lo más difícil de lograr, la claridad es difícil de conseguir. El poema esencial sería este: Te amo. Para qué escribir más? Pero no. Hay que escribir. Escribir sobre lo humano, sobre todo lo humano. Sobre todo. Escribir sobre el dolor, detestando al dolor. O a favor de él, cada cual siente lo que puede. A lo largo de la vida sentimos muchas cosas y es maravilloso transformar todo en poesía. Hasta el humor!
Escribir es un acto de generosidad. Es una necesidad. Y al ser necesidad es inevitable. Y aquí, en este punto, es egoísta. Pero, qué bueno que el egoísmo de alguien le sirva a otro! En qué le sirve? En sentir. Y guau! Qué logro! Despertar cosas, reafirmar cosas, decir: esto que dice este tipo yo siempre lo supe! Este cuento lo hubiera podido escribir yo!
En la literatura (buena) siempre hay cosas para descubrir, cosas que uno, como persona ordinaria, no ve. Y ante el ojo del escritor salta. Esa es la misión o lo que es inevitable. Pero ocurre que el escritor no se propone eso. Ésa es la fascinación de la palabra. Brota, brota y se constituye en un mar que tiene miles de lecturas. O en su plástica se absoluta, se hace absoluto.
Cuál es la mezcla de palabras que hace que una escritura sea buena? Nadie lo sabe, ni siquiera el que escribe: uno llega al final y se sorprende, o dice: esto no sirve. O a ese mismo texto lo dejás descansar y plum! Explota. Otras veces… más vale olvidarlo.
Verán que es compleja la escritura. Hay poemas que tiré al aire sin ninguna esperanza en ellos y la respuesta que recibí fue maravillosa. En ese despegarse de lo escrito he ganado mucho. Los otros se hicieron cargo de ese texto y vieron lo que yo no podía ver. Y eso ocurre en todos los escritos, es una norma. Los otros ven lo que pueden ver, y uno, el que escribe, también.

Bronca: el título
Una palabra fuerte. Uy! Si será fuerte! El cuerpo del poema podría nombrarla o no. Si opto por el no, el poema debería transmitir esa sensación. Qué combinaciones usaremos? No lo sé. Circunstancias que a mí y supuestamente al lector (que no existe) nos conduzca a sentir eso: bronca.
Po qué elegimos ese título? Si fue un acto previo a la escritura debiéramos haber sentido y respetado las sensaciones que nos hicieron definir ese título. Es decir: hacer en palabras un juego que se desprenda de él la bronca. Digo: sugerir, insinuar, conducir, hacer latir… bronca. O no! Todo en la escritura es subjetivo. Todo en la escritura es manejo de la palabra. Es poner el cuerpo. La palabra surge del cuerpo, se mueve con nosotros y se plasma. Nos invaden las palabras. Necesitan salir. Hacen plop! en el cerebro y las escribimos. Nos son extrañas a nosotros mismos, y, a la vez, son propias. Las metáforas no existen.

Síntesis
Hay un objetivo. Una sensación, un mensaje (si lo tomamos a la ligera), algo que decir. Es ése el concepto? No. Pero bueno, lo allanemos. En la síntesis está el contundente: el usar las menos palabras. Lo demás es ripio, suciedad. Adorno innecesario. Ruido! Concepto innecesario! Imaginemos: “puedo escribir los versos más tristes esta noche” y que siga… los más desolados, los que me hacen ver el cielo… como él lo vio. No! Neruda esquivó la explicación! El poema no explica, dice. O a veces explica pero apunta a otro lado, a descolocar.

Son ideas
Sí son ideas que surgen ante el pedido. Son pensamientos que quizá no hablen de ese poema. O sí! Agradezco este desafío. Y sigo. Nada es lineal.

Versos / fragmentación gráfica de la escritura
Los versos son pulsaciones, latidos, ritmos, arritmias, playa desierta frente al mar. Extienden o comprimen los brazos de la palabra. Imitan la voz. Dicen en su extensión o se fragmentan para dar sustento. Los versos son arbitrarios pero se rigen bajo la música. La música interna del poema. A veces un mismo verso es mejor si se lo fracciona. O al revés.
El verso, ese pedacito del poema, debe simpatizar con el conjunto del poema. Como notas sueltas, en la suma hacen sinfonía. Que quede en claro que no hablo de la rima. Hablo de música. La terrible música, la dulce música.

Verso a verso
Un verso, o conjunto de ellos, tienen sangre propia. Esa sangre es el hilo que nos hace recorrer el poema y termina en un charco o en la nada. El charco es el fin. Un fin amplio o cerrado que nos deja asintiendo o perplejos y uno, el lector, debe decidir hacia a donde partir o quedarse mirando cómo explotan sensaciones. O no nos dice nada y allí muere el poema. Cuando los versos no son claros se pierden en el poema y no forman el poema y el lector se va. Hay que tachar, agregar, correr comas, crear renglones vacíos. Tirar el papel. Borrar el archivo. (Aunque, confieso, rarísima vez corrijo un poema. Pero ése es otro tema. En realidad no escribo poemas, sino cuentos. Y, sobre todo, juego. Juego conmigo, no le temo al ridículo. Ni al exponerme. La escritura es desposeerse. Disculpen las autorreferencias. Percibo y digo.)
Hay un verso: “Me guía una roca blanca que algunos llaman luna”. Y el poeta, cómo la llama? El poeta da nombre a las cosas. Le da vida a lo establecido. Otra vida.
La luz de esa luna enceguece al poeta. Está bien. Y quizá a otras personas, no poetas, también le pase lo mismo. La luna tiene luz, no propia (dice la ciencia), y puede enceguecer. Pero al poeta esa luz lo “aturde”, y eso está muy bien. A nadie, solo al poeta (y eventualmente al lector), la luna lo aturde. Eso es hacerse cargo de la palabra. Es decir: Hey! Así me trata la luna! (En este poema, en este paréntesis del tiempo.)
Los fantasmas siempre son humanos. El poeta podría crear el fantasma de un dragón. Pero éste no es el caso. Aquí, allí, en el poema, son “Humanos con formas fantasmales”. Y si le sacamos “con formas”? Qué perdemos?
“Hilos de plata en lugar de sangre en sus abiertas venas”. De nuevo, suprimamos. Ya sabemos que en las venas corre la sangre, sí? Ya hicimos el tachón. Quedaría: “Hilos de plata en sus venas abiertas”. Ahora, de qué plata estamos hablando? Del noble material (menos noble que el oro)? O del dinero?
Aquí necesitamos un paréntesis. A mi entender, dado como prosiguen los versos, la plata está usado como algo negativo. Pero, en sensaciones, el uso de ese material sería positivo. La plata ilumina. Es brillante (pulida de por medio). Es un metal que enaltece. No es lo mismo tener una pulsera  de piolín que una de plata. (Aunque prefiero la de piolín.)
“Sombras me acompañan sin habérselas pedido”. Digo: y si cambiamos “habérselas” por haberles? Si usamos “habérselas”, las sombras nos habrían ofrecido algo.
Sigamos.
“Y yo, como metal herrumbrado, diario de ayer, café frío”. Saquemos de cuajo: “y”. Dejemos el “yo” solo. Aunque el uso del yo es complicado.
Sigue el poema muy bien, con fuerza, se desagota, va hacia el fin, se decanta, nos arrastra: “aguardo tu llegada / pero tú no vienes”.
Paremos. Para mí no es claro quién es ese “tú” que no viene. Y quizá eso sea bueno. Habrá querido eso el poeta?
En el siguiente verso, anterior al final, el texto dice: “o quizás… sí pero”. Tachemos nuevamente y reordenemos: “o quizás sí, pero”, en realidad sacamos los puntos suspensivos, juntamos “o quizás” con el “sí” y pusimos una coma después del “sí” y liberamos al “pero” para que se conecte con el último verso, un renglón más abajo.
Ese verso, el último, dice: “LA BRONCA no me dejó verte”. Aquí nos podríamos remontar a lo que se dijo antes. Se debió usar la palabra bronca? Ésta es una de las discusiones que se puede abarcar. Pero hay otra pregunta: para qué se puso gráficamente en mayúsculas “la bronca”? Aportará algo este grafismo?

En síntesis
La literatura tiene un subjetivismo tremendo. Pero hay escrituras (término que prefiero) que se construyen con el cuerpo y éstas son las que valen. Los que escriben desde ninguna parte no llegan a ninguna parte: -A los chori, a los chori!
Escribir es gratis, pero pongamos el cuerpo. Y poner el cuerpo es jugarse, arriesgarse, no querer y buscar gustar fácilmente, sino entregarse por entero y eso en la escritura se nota y cuando eso no está la escritura cae y el poema no es.
Esa es la senda y Daniel lo sabe.


Alejandro Gil
2010


B R O N C A
por Daniel Najnsztejn

Me sumerjo en esta noche temiendo el final,

maldigo a ese sol que sale de mañana

¡cómo hacer que desaparezcas sol, cuanto menos hoy!

Me guía una roca blanca que algunos llaman luna,

me lastima, me enceguece en su luz que aturde.

Humanos con formas fantasmales salen a mi encuentro

hilos de plata en lugar de sangre en sus abiertas venas

sombras me acompañan sin  habérselas pedido

y yo, como metal herrumbrado, diario de ayer, café frío

aguardo tu llegada

pero tú no vienes

o quizás… sí pero

LA  B R O N C A no me dejó verte.

Wednesday, October 17, 2018

DÍA DE LA LEALTAD



DÍA DE LA LEALTAD

Por decirte poco, poesía
No voy a decir nada de vos, poesía
No es mi costumbre
Y detesto la meta-poesía

Por decirte poco
Diré que eres injusta
Blasfema
Injuriosa
Me acusas de lo que no hice
Y de lo que no haría nunca

Eres injusta
Pecas en la mentira
Y el pecado no es un rango válido en tu seno

Inventaste falsas acciones
Falsos hechos
Has inventado las calumnias

Yo te habito
Y la mentira me mata
Pero vos poesía
Podrías crear los mundos que quieras
Pero él mío es sano sabio perpetuo

Yo estoy sobre tí
Te he creado
No inventes cosas inexactas
En el nombre de la poesía
Cállate!

O sigue hablando

Alejandro Gil
17 de octubre 2018
Día de la Lealtad a la Poesía